lunes, 29 de septiembre de 2008

Supercol+Proceso creativo


Argentina,2080.

Los seres humanos se han transformado en entes, en autómatas, en víctimas de la estupidización y la banalidad. La tendencia al sedentarismo, el repliegue de la vida privada y la consecuente miríada de enfermedades que acarrea el sobrepeso, se ha agudizado notablemente hasta alcanzar límites insospechadamente dramáticos.
El mundo se ha convertido en un sórdido basurero, las personas no tienen aspiraciones ni inquietudes de ninguna índole, piensan nada más en comer: es un escenario dantesco. Existe una conspiración a nivel mundial que esconde planes obscuros de control total y dominación de los hombres.

Buenos Aires, debido a su ubicación geográfica estratégica y a su inversión cuantiosa en salud y estética, ha estado resistiendo el avance de la conspiración. No obstante, los focos de la resistencia se están debilitando.
El planeta está a un paso de hundirse en el caos y en el desastre...sólo un superhéroe tiene la fortaleza para evitarlo.


Supercol es un superhéroe argentino, bien nuestro. Es oriundo de San Antonio de Areco, ubicado en el norte de la provincia de Buenos Aires, a 113 km de Capital Federal. Este pueblo –considerado uno de los más fértiles de la pampa húmeda- cuenta con alrededor de 21 mil habitantes.


Ana y Pedro Pereyra son los padres adoptivos de Supercol (o Sebastián en su vida normal). Son granjeros genetistas muy prestigiosos en la opinión pública, han obtenido reconocimientos y galardones debido a su compromiso político en el afán de crear alimentos hipervitaminizados para los chicos con el objetivo de que los incorporen en la pirámide alimenticia.
El propósito es que los chicos crezcan sanos y su desarrollo sea óptimo, creando anticuerpos que protejan la salud.Quieren recuperar la costumbre de la alimentación sana, tratando de disminuir el consumo exacerbado de comida chatarra en la niñez y en la adolescencia.

Una noche, la mafia de la comida chatarra intenta sabotear el experimento de los Pereyra: unos matones irrumpen en el laboratorio y tiran el contenido de los tubos de ensayo. A la mañana siguiente, los granjeros encuentran el laboratorio hecho trizas y, desconsolados, deciden enterrar los restos del desastre cerca de la huerta.
De esa manera, quedan bajo tierra restos de semen, óvulos, magnesio, bromato de armonio, cloruro de sodio, sumado a otras sustancias de origen vegetal y mineral.
Pese a los esfuerzos por mantener a las sustancias aisladas entre sí, la Naturaleza hace que se filtren en la tierra y penetren las raíces de una plantación de repollos y se mezclen con otros vegetales.


En uno de los repollos, la conjunción de sustancias da vida a un bebé. Es decir, Supercol nace accidentalmente de la unión genética de repollos y sustancias químicas del laboratorio. Tres meses después del sabotaje, Ana y Pedro interrumpen su trabajo científico al escuchar atónitos el llanto de un bebé, provenientes de la huerta. Deciden ir a inspeccionar, a averiguar qué sucede.
Descubren a un bebé hermoso envuelto en hojas de repollo, unido a uno de ellos.
Dada la belleza del niño y el deseo apremiante por ser padres,deciden adoptarlo y criarlo como si fuera su propio hijo. Amén de analizar el origen extravagante del niño y descifrar sus causas, optan por ocultarle la verdad durante años, temerosos de las consecuencias funestas de que se sepa la novedad del recién llegado a quien llamarán Sebastián en homenaje al abuelo de Ana.

Sebastián es un chico idealista,justiciero, delgado, alto, juega al fútbol y al básquet por influencia de los padres que le han inculcado una vida sana y además va al gimnasio tres veces por semana. Se cuida en las comidas, no se obsesiona por su imagen pero le gusta verse bien. Es atractivo y soltero, se dedica al modelaje, es profesor de educación física. Vive solo en el barrio de Palermo; trabaja en el Ateneo de la Juventud dando clases de gimnasia y de musculación; en el verano trabaja como coordinador en colonias de vacaciones.

La metamorfosis de Sebastián

Al volver del gimnasio, Sebastián se ducha con un shampoo de aceite de ceramidas. Al salir de la ducha, se siente raro, mareado, su cabeza da vueltas, comienza a escuchar voces cuyo origen no puede determinar. Instintivamente, se asoma por la ventana de su habitación y ve, a lo lejos, dos hombres que conversan en una plaza y gesticulan con animación. Comprende que la conversación coincide con los ademanes de los dos individuos.
Estupefacto, se recuesta en la cama asociando este incidente con las secuelas de alucinaciones auditivas que sufría cuando trabajaba en un call center, pero no tenía sentido ese absurdo, no se podía trazar un paralelo con nada conocido.
De pronto, un ardor en la nuca lo saca de esas elucubraciones, se palpa una especie de herida rectangular que no sangra. Cada vez más asustado y aturdido, siente un tirón en la espalda: surge una compacta y gigantesca hoja de repollo que cubre su espalda y llega hasta las rodillas. El malestar se intensifica, sus brazos y manos se tornan rígidos sólo por un momento. De sus dedos brotan miles de microfilamentos de repollo colorado, intenta mover sus manos e ignorante de sus superpoderes incipientes dispara de ellas un láser ultravioleta que daña la computadora. Se toma la cabeza en señal de preocupación, se levanta y se queda inmóvil presintiendo un cambio. No estaba equivocado. Nota que de sus brazos emergen una infinidad de repollitos cubritivos.

Distraído y perturbado, tiene una serie de sentimientos contradictorios, retrocede sin percatarse de cuán cerca y amplia es la ventana. Cae al vacío.
Los padres entran en la habitación, horrorizados por el sonido producido por el golpe. Su constitución extraordinaria contiene el impacto al tapar con ambas manos el rostro y acercando las rodillas al pecho. Los padres, anonadados, contemplan a su hijo arrepollado. Sebastián rueda hasta el cordón de la vereda, comienza a rebotar como una pelota, cada vez con más fuerza hasta alcanzar una altura considerable, así logra entrar por la ventana de su cuarto. Allí, sus padres, aturdidos por completo, se codean y con una mirada cómplice, acuerdan contarle a Sebastián cómo nació y las causas de su metamorfosis.
El joven, mientras tanto, escucha atentamente a sus padres y comprende las razones de la mentira ocultada durante ese lapso. Paulatinamente, se tranquiliza y recupera su estado normal, su “humanidad”.


Poderes

Capacidad de identificar altos niveles de colesterol en las personas
Emite gases paralizantes de las axilas y del trasero.
Se arrepolla (forma una bola con capas protectoras) pudiendo desplazarse a alta velocidad o a los saltos.
Hipersensibilidad acústica que le permite escuchar a varios km de distancia.
Capacidad de volar gracias a la capa protectora de repollos.
Tiene dedos de microfilamentos de repollo colorado que disparan rayos láser para inmovilizar al enemigo.

Puntos vulnerables

El talón de Aquiles son los productos con alto contenido graso y ricos en colesterol como los embutidos, los chacinados, fiambres, frituras, snacks. Le producen disminución de la visión y pérdida de masa muscular.
El vinagre, la sal en exceso y el aceite lo marchitan.

Enemigos

Los magnates del fast food.


Procesos creativos (tres opciones)
1)Hombre repollo: defiende el campo
literalmente nació de uno (San Antonio de Areco)
JUGAR CON LAS CREENCIAS DE LA NIÑEZ: todo puede suceder/nada es normal,pasan cosas insólitas.
CAUSA: reivindicar/resucitar las creencias en La Cigueña,Ratón Pérez, Papá Noel,Reyes Magos.
(Equivalente de los Hombres Sensibles de Dolina)
BARRA DE AMIGOS/ALIADOS: Repollitos de Bruselas,Coliflor,Brócoli,Akusay.
¿Lucha ideológica? ¿Simple auxiliar de estos personajes anacrónicos? Pierde protagonismo.
2) Ciencia/Manipulación Genética/ Ferrer
Jugar con el vegetal, dotándolo de las características de cocción (gases putrefactos) en oposición a la belleza metrosexual de Rodrigo Guirao Diaz.
Lucha contra la ciencia y sus horrores. Villano Dr Ado propone la reproducción entre máquinas vs la biológica...
Descartamos esta idea porque no sabemos nada de temas científicos
3) Hombre repollo- San Antonio de Areco
Nace debido a un sabotaje pergeñado por los magnates del fast food.
CAUSA: Lucha a favor de una alimentación sana y natural.
Más anclado en la realidad y con mayor verosimilitud que las opciones anteriores.